Archivo | Félix Blanco Sánchez RSS feed for this section

Félix Blanco Sánchez

24 Abr

HUELGA

Un corte de pelo no demasiado corto por favor
Llegado el tren a donde se juntan las agujas

La mujer que todavía esté a salvo de ese ser
Que incorpora como suplente hombría

La mujer explicable por paradigma o rosa
De todos los rieles misericordiosos

Podría deducir entre otras cosas
El estado de ánimo que rumia el peluquero

Que la nación sucede al estado mayúsculo
Requiere algún tirón de pelo y no al revés

La clase media añora el jardín y riega
Los fines de semana su seguridad social

¿Querría presentarse ante la poesía financiera
Con el altruismo impropio de una doncella?

Quien me cedió aquel principio ferroviario
No tiene pelo porque se lo arrebataron

Los estilistas que sirven al mujerío ideal
Los homicidas cultos de la peluca

Los inventores extremos del querubín
Que vigila a mamá desde el espejo

Son seres humanos naturalmente
A nadie se le cae el pelo de vergüenza

No solo a quien ya consta en el paro absoluto
Como consecuencia de la iniciativa

Sino al recién afilado por la democracia
Que viene a suplir alguna imperfección

Un corte de pelo no demasiado corto por favor
Llegado el tren a donde se juntan las agujas

(Para Antonio Tabucchi, superviviente)

 

CABO DE PEÑAS

No soy sidrero aunque quizá lo sea otro día
Pero crecí poco a poco entre manzanas

Pommes d´arbre para ser más preciso
Y enamorado de la ilustración francesa

Subir a los árboles y degustar una de esas
Promesas que dora el sol que las imita

Sidrero es quien toma en cualquier momento
El principio y el fin de una curva periódica

Y reconoce enseguida la intención del oxígeno
Enmascarado en la hucha de la tierra

Saltar de las ramas personalmente achispa
Sobre el cristal escuálido de un vaso

Y allí pulverizado frecuentar tus labios
Y emitir la espuma de los días nostálgicos

Que se deslizan hacia el mar Cantábrico
Que los mineros sienten alborotado

Tal que filólogos ante el advenimiento
De esa palabra corriente y licenciosa

Veintiún centímetros entre la majestad
De la emoción que discurre y recapacita

La variedad es el arte en que la resistencia
Entrega a las olas el único pez redondo

Vestido de sal como todo concepto
En la batidora del pensamiento

Detrás del horizonte está el acto puro
Del habla metalúrgica de las manzanas

Y no sabe a miel ni a uva ni a naranja
Ni a confidencia ni a látigo ni a sombra

Anuncios