Archivo | Galvarino Orellana RSS feed for this section

Galvarino Orellana

24 Abr

ORGASMO CELESTIAL

De noche amor mío
la luna entra en la habitación,
no hay nada más hermoso
que esculpir tu figura en mi alma
con el cincel apasionado de mi corazón.

Desnudo recorro tu geografía,
montes y cúpulas cantan su libertad
los rayos iluminan cada rincón
despertando el verano
en medio del anochecer.

Al compás de las sensaciones
mis manos caminan por tu piel,
la luna y estrellas son testigos
embelesados
que disfrutan nuestra pasión.

Cada margen de tu cuerpo me atrapa,
mi piel y la tuya, húmedas  de rocío
se erizan de placer
cuando llego a las torres gemelas
y conquisto por fin el altar fecundo
de tu universo
en un orgasmo celestial.

Sueños y fantasías
me permiten derrotar
el veneno del tiempo
y el filo abismal de la distancia
tan sólo
con amor.

 

FRÍAS NOCHES DE ESTOCOLMO

Un jardín de rosas sin espinas
hoy te quiero regalar,
un volcán de amor y pasión
hoy te quiero entregar,
pero sentado en un rincón del cielo
sólo un poema te puedo escribir.

¡Oh amada mía!
la música navega por mis venas
impulsada por el viento de los recuerdos,
los glóbulos despiertan  de su letargo
ejecutando una tonada
dedicada a mi tierra latinoamericana.

Mis ojos cansados
perdidos en el tiempo pasado
derraman lágrimas de dolor,
desnudan cada noche la quimera
de un amor viajando en el cielo
que se esconde en la constelación.

Amada mía
ven galopando en el unicornio azul
hasta las frías noches de Estocolmo
donde te espera este romántico soñador
sumido en el silencio, aterido
de sábanas nevadas.


VALPARAÍSO ETERNO

Quisiera amarte esta noche
recorrer tu cuerpo primaveral
bajo los rayos plateados de la luna
que se reflejan abrazando
el mar de mi ciudad.

Valparaíso

Quisiera entregarte
todo el amor que cobija mi alma,
pero de mis labios sólo escapa
un gemido que se esconde
en las grietas de las rocas.

Quisiera huir aterido del silencio
que enmascara mi soledad,
cobijarme en tu vergel,
pero tu figura desaparece
entre faros y lágrimas.

Quisiera hundirme bajo las sábanas
que cubren la belleza de tu jardín,
y sentir la tersura de tus pétalos
para dormir abrazado a tu regazo,
pero sólo encuentro la almohada.

Quisiera en esta noche de lágrimas
despoblar por la ventana
la soledad y tristeza de mi alma,
para cubrir de nostalgia
la belleza de mi amado puerto.

Quisiera despertar por las mañanas
servirte el desayuno,
hacerte sentir una reina,
más solo este vacío hábito
donde yo y mi soledad llenamos
este rincón solitario
de mí amado Valparaíso.

Galvarino Orellana (Freddy Cancino S.)